Por qué no deberías evitar los dulces navideños

Fiestas navideñas y galletas son como las mañanas y el café. Me encanta empezar el día con un buen café: muelo los granos yo misma y disfruto del aroma que desprende al hacerse. Esta analogía sirve tanto para “mañanas y café” como para “atardecer y playa”, “cine y palomitas”… Ya me entiendes.

Época de estrés

La época festiva puede ser estresante. Corremos de tienda abarrotada en tienda abarrotada para encontrar los regalos “perfectos”, tenemos grandes expectativas para las fiestas familiares y gastamos mucha energía planificando y organizando. Ponernos el listón alto hace que esta época sea agobiante, y nos decepcionamos si algo sale mal.

Si estamos intentando comer sano y evitar los postres, estos días son todavía más estresantes. Estamos tan pendientes de evitar las tentaciones que olvidamos de qué tratan realmente estas fiestas: de pasar tiempo con la gente a la que queremos.

Nuestro cuerpo no funciona bien con estrés. Cuando las hormonas del estrés están altas, nuestro metabolismo de las grasas no funciona como debería.

Sé amable contigo mismo

Como nutricionista, te aconsejo que comas dulces durante las navidades. Sé que esto puede sorprenderte. Te preguntarás, “Pero, ¿no eres nutricionista?” o “¿No contienen los dulces un montón de azúcar, grasas y calorías?”.

Mi respuesta: Sí. Pero la salud y el bienestar no se basan solo en lo que comemos.

Eat_the_Christmas_cookies_PEOPLE_EATING_004

Estar sano es más que ejercicio y comer bien

En mi carrera como nutricionista he trabajado con personas que han seguido su dieta al pie de la letra: cocinaban comida saludable, entrenaban todos los días y no se permitían tentaciones. En teoría, lo estaban haciendo todo bien. Pero la teoría no siempre funciona. A veces, estas personas no veían resultados hasta que empezaban a ser menos duros consigo mismos.

También he tenido clientes que no seguían la dieta al 100%. Les encantaba la vida social, como a mí. Solían perder peso más rápidamente que aquellos que seguían la dieta al pie de la letra. Parece mentira, ¿verdad?

Pues no. Cualquier estilo de vida debería disfrutarse, especialmente aquel relacionado con la salud o la pérdida de peso. Las relaciones sociales son esenciales para la salud física y mental. Y resulta que la mayoría de estas interacciones sociales suceden alrededor de una mesa con comida.

Un artículo publicado por la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia observó que “el aislamiento social está relacionado con la presión arterial alta, la obesidad, la falta de ejercicio o fumar como factor de riesgo para enfermedades o muerte prematura”. Harvard Women’s Health Watch (Observatorio de Salud de la Mujer, en castellano) declaró que “docenas de estudios han mostrado que las personas que tienen una relación satisfactoria con su familia, amigos y círculo social son más felices, tienen menos problemas de salud y viven más”.

Para los que buscáis salud, no es suficiente concentrarse simplemente en comer verduras y hacer ejercicio. No olvidéis socializar y disfrutar de la vida.

La concienciación y la moderación son la clave

¿Alguna vez has oído hablar de la paradoja francesa? Los franceses tienen relativamente pocos casos de enfermedades cardiacas y están entre los países con la gente más sana a pesar de disfrutar con frecuencia de baguettes, queso y vino.

¿Cómo es posible? Los franceses se toman su tiempo para cocinar y comer. No suelen comer con prisas, lo que significan que no se comen el croissant por la calle. Comen sentados y disfrutan de la comida. Además, la hora de la comida es el momento de reunirse con la familia y los amigos y charlar, con lo cual no suelen comer de más.

Comparto esta filosofía, y esta es una de las razones por las cuales 8fit ofrece una gran variedad de comidas. Ponerse restricciones no funciona a largo plazo. Con esto no quiero decir que dejes de comer alimentos saludables; comer bien es importante y contribuye a tener una buena salud. La moderación es la clave.

Si sigues el plan de comidas toda la semana, date un capricho y no te sientas mal por ello. Disfruta de él y saboréalo lentamente.

Moraleja

Durante estas fiestas escucha villancicos, hornea deliciosos dulces con tus seres queridos y disfrutad juntos de ellos, recién hechos. Haz que pasar tiempo con tu gente sea una prioridad.

Salud y amor,
Jennifer