Estilo de vida, Nutrición

Reemplaza tus bebidas favoritas por otras más saludables

¿Bebes calorías? Elige bebidas saludables y bajas en calorías que no te produzcan pesadez.

¿Necesitas tu café con leche diario de tu cafetería favorita? ¿Preparas zumos o batidos con fruta natural? ¿Te cuesta quedar con los amigos y no tomar una cerveza o una copa?

Reemplaza tus bebidas favoritas por otras más saludables

Cuando tomes bebidas, ten en cuenta las calorías ocultas. Las calorías vacías que provienen del azúcar añadido podrían ser la razón por la cual no pierdes peso. Intenta obtener todas tus calorías de alimentos saludables y nutritivos en lugar de obtenerlos de las bebidas, y recuerda que incluso el mejor plan de comidas y de entrenamiento no tendrá efecto si no controlas lo que bebes.

No te bebas las chocolatinas

Una chocolatina de Hershey’s contiene unas 220 calorías, las mismas que un Latte Macchiato tamaño “venti” de Starbucks.

Si escoges un batido de fresa de Starbucks en su lugar, que contiene “un plátano entero, puré de fresas naturales, leche y una mezcla de proteína de suero de leche y fibra en polvo”, estarás consumiendo casi la misma cantidad de azúcar que la que hay en dos chocolatinas de Hershey’s: 41 gramos de azúcar, para ser exactos. Además, como la fruta está batida, tu sistema circulatorio absorberá más rápido el azúcar, lo que hará que el nivel de azúcar se desplome después.

low and high calorie drinks milk chocolate drinks hot chocolate

La mejor alternativa: si lo que te apetece es chocolate, cómete un cuadradito de chocolate negro o prepárate un chocolate caliente antioxidante con cacao en polvo sin azúcar. Si lo que te apetece es fruta, cómete la fruta entera o prepárate nuestro batido de yogur y bayas. Lee los consejos de nuestra coach Marife para romper con el azúcar.

Reemplaza tus bebidas favoritas por otras más saludables

Zumos prensados en frío: ¿sanos o hipster?

Tres manzanas de tamaño medio producen un vaso de zumo aproximadamente, que contiene unas 120 calorías. Aunque no creemos en contar calorías, sí pensamos que es importante limitar las calorías líquidas.

Si te comes una pieza de fruta fresca, te estás comiendo la piel, la pulpa y, posiblemente, las semillas. Como resultado, tu cuerpo se beneficia de la fibra saludable, que ayuda a que el azúcar se absorba un poco más despacio. Cuando te bebes un vaso de zumo solo tardas unos segundos y el cuerpo absorbe rápidamente el azúcar.

Los zumos prensados en frío contienen una cantidad ligeramente más elevada de nutrientes porque no se aplica calor en el proceso de licuado (por eso se llama “prensado en frío”), pero seguirás bebiendo más azúcar del necesario. Si quieres beber zumo, tómalo con moderación y elige aquellos con más cantidad de verduras que de frutas. Por último, cuidado con todas aquellas dietas milagro que parecen saludables a primera vista. Los zumos purificantes dejan de lado grupos enteros de alimentos, por lo que tu cuerpo no obtendrá la proteína que necesita para reparar tu cuerpo o la grasa que necesita para absorber las vitaminas liposolubles, como la A, D, E y K.

Elige zumos vegetales en lugar de zumos de frutas. Contienen menos azúcar y calorías.

Si quieres una copa, elige bebidas con pocas calorías

Las bebidas alcohólicas añaden fácilmente calorías adicionales a nuestra dieta. Además, cuando bebemos alcohol, nuestro cuerpo metaboliza antes el alcohol que cualquier grasa, lo que evita la pérdida de grasa.

Evita los cócteles azucarados y las mezclas preparadas. Además, ten en cuenta que hay que consumir alcohol con moderación y recuerda beber un vaso de agua por cada uno de alcohol puesto que el alcohol puede deshidratarte.

La mejor alternativa: las bebidas alcohólicas con menos calorías son los licores fuertes con un toque cítrico, como el zumo de limón o lima. O uno de nuestros favoritos: el vino tinto.

Limita el consumo de leche y cafés con leche

No, no necesitas un vaso de leche diario para tener unos huesos fuertes. Un vaso de leche entera contiene casi 150 calorías y 13 gramos de azúcar procedentes de la lactosa. Si te encanta el café pero no te gusta solo, intenta reducir la cantidad de leche paso a paso. Empieza reduciendo la cantidad de leche en el café. Después, quizás, puedes sustituir la leche de origen animal por la vegetal. Una vez hayas logrado reducir el consumo de leche, no la necesitarás tanto.

La mejor alternativa: un vaso de leche vegetal le da un gran sabor a cualquier bebida cafeinada. Elige las de almendras, arroz, soja o avena, sin azúcar, para darle un toque diferente. ¿Quieres más sabor? Prueba nuestro batido de café y menta.

Batido de café y menta

Coffee mint smoothie Tiempo de preparación: 10 min.
Nutrición: 400kcal.

Ingredientes:
  • 1 cucharada de agua
  • 1 ¼ taza de leche de almendras (~295 ml)
  • 1 ¼ cucharadita de café instantáneo (~3,5 g)
  • 1 plátano (~115 g)
  • 4 cubitos de hielo (~20 g)
  • ½ cucharadita de canela
  • 2 ½ cucharadas de proteína en polvo, mínimo 70% proteína (~30 g)
  • 1 ⅓ cucharada de mantequilla de almendra (sin azúcar añadido) (~21 g)
  • 2 cucharaditas de menta fresca (picada)

Instrucciones:
  1. Pela y trocea el plátano. Lava y pica la menta.
  2. En una batidora, mezcla el café en polvo con agua caliente y deja reposar durante un minuto.
  3. Añade el plátano, la leche, la menta, la mantequilla de almendra y la proteína en polvo. Cubre y bate hasta obtener una mezcla homogénea. Añade hielo gradualmente hasta obtener la consistencia deseada.
  4. Espolvorea ligeramente con canela y decora con hojas de menta.

Deshazte de las bebidas isotónicas o para deportistas

Solo porque las palabras “saludable,” “fitness,” “adelgazar” or “deporte” estén por toda la botella no significa que la bebida sea baja en calorías o buena para ti. Comprueba las etiquetas en las bebidas isotónicas (por ejemplo Gatorade, Powerade, Vitaminwater, etc.) antes de consumirlas. Busca ingredientes “peligrosos” como sirope de maíz, dextrosa, fructosa, concentrados de zumo de frutas, sirope de malta y sirope de azúcar.

La mejor alternativa: en lugar de comprar bebidas para deportistas, prueba distintos tés de hierbas o haz tu propia agua de sabores con hierbas como menta o albahaca y cítricos como limón o lima.

La mayor parte de las calorías que consumes deberían provenir de alimentos naturales y nutritivos, no de bebidas azucaradas y calóricas. Antes de hacer cola en un Starbucks o adquirir una bebida envasada, opta por alimentos naturales. Si te apetece una bebida con sabor, prueba las aguas de sabores o los zumos vegetales sin azúcar añadido.

Salud y amor,

Jennifer