De suplente a competidora de bikini fitness - coach Marife

¡Hola! Soy Marife, entrenadora en 8fit. ¡Bienvenido a la familia!

Cada persona acude a 8fit por razones diferentes. Puede que nunca te hayas interesado por tu forma física, o quizás eras un asiduo del gimnasio pero has perdido la costumbre. Puede que entrenes y estés buscando un cambio en tu rutina. Sea cual sea la razón, me alegra que estés aquí. Todos tenemos nuestra historia de cómo nos pusimos en forma y adoptamos una vida sana y yo quiero compartir la mía contigo.

No siempre he sido atlética ni he llevado una vida saludable. Era la niña a la que siempre elegían como suplente en los juegos de equipo por mi actitud. Odiaba correr y suspendía el test de forma física año tras año, así que odiaba la clase de educación física. Nunca soñé que un día me ganaría la vida dedicándome al deporte.

Tras terminar los estudios conseguí un trabajo de oficina y empecé a ganar peso gradualmente. Le dedicaba mucho tiempo a mi trabajo y casi siempre comía fuera. Además, me encantaba comer, y lo hacía por placer. Solía saltarme los entrantes para poder tomar dos postres. Me encantaba el azúcar y siempre me pedía un caramel macchiato con muuuucho caramelo. Me encantaban los alimentos contundentes como el pan y el queso. Era una chica pequeña y estaba contenta con mi talla, pero en realidad llevaba ropa que me quedaba demasiado ajustada porque no quería subir de talla. No era sincera conmigo misma.

marife coach 8fit

Cómo me puse en forma

Empecé por accidente y me cambió la vida. En 2010 estaba trabajando en una feria de muestras y, casualmente, en el puesto junto al mío había un preparador físico que analizó mi grasa corporal. Me sorprendió escuchar que estaba al límite de la obesidad. Quería ponerme en forma, pero no tenía ni idea de por dónde empezar.

Me inscribí en un programa de 8 semanas de entrenamientos, pero por el trabajo no lo terminé. Después probé otro reto y no lo superé. No podía comprometerme, y eso que lo intenté todo: programas de entrenamiento sacados de internet, contratar un entrenador personal e ir al gimnasio por mi cuenta. No era constante con ninguno de estos métodos; no terminaba ningún programa.

marife-before-after

La competición de fitness que cambió mi vida

El preparador físico que había conocido en la feria de muestras estaba formando un equipo para una competición de fitness en Las Vegas en la fecha de mi cumpleaños. Me encanta Las Vegas y pensé: “¿Por qué no ponerme más en forma que nunca en Las Vegas?”. Me inscribí cuando quedaban menos de 90 días para el concurso. Ni siquiera había mirado de qué iba el concurso y cuando vi un vídeo en YouTube me quedé boquiabierta. Tenía que subirme a un escenario en bikini junto con algunas de las mujeres más bellas del mundo. ¿En qué me había metido? Mi único objetivo era tener un aspecto lo suficientemente bueno como para no pasar vergüenza.

Seguí una dieta y un plan de entrenamiento estrictos durante los 86 días que quedaban. Fue duro. Supuso un reto social, mental y físico, pero me había propuesto una meta y quería alcanzarla. Esta fue la única vez que no tiré la toalla. Cuando llegué a Las Vegas me di cuenta de que lo más importante era el camino. No importaba lo que pasara en el escenario porque me sentía fabulosa. Había adoptado el lema “todo es posible” y esta actitud cambió mi carrera profesional y mi vida personal.

Tras conseguir el tercer puesto de mi categoría, inspiré a mucha gente que me conocía y que sabía que nunca había estado en forma. La gente empezó a hacerme preguntas sobre salud así que comencé a informarme. También cambié mi forma de comer. Sabía que quería un estilo de vida saludable y ayudar a los demás a conseguirlo también. Fue entonces cuando decidí estudiar en el Instituto de Nutrición Integral, donde aprendí acerca de más de 100 teorías dietéticas y aprendí métodos prácticos para enseñar a cambiar de estilo de vida. Poco después obtuve el título oficial de entrenadora personal NASM y de CrossFit. Fundé Vida Fit Life en Canadá antes de mudarme a Berlín y unirme al equipo de 8fit.

Cambiar de dieta

No puedes compensar una mala dieta con ejercicio. Créeme, yo lo intenté. En su lugar, cambié mi manera de comer. La comida saludable era mi objetivo: proteína magra, carbohidratos y grasas saludables. Eliminé por completo los alimentos procesados, el azúcar, el alcohol, los fritos y las salsas. Me preparaba todas las comidas con antelación. Comía raciones más pequeñas y más a menudo. Bebía mucha agua.

Aumentar el ejercicio

Siempre seguía mis entrenamientos semanales. Los planificaba y no me permitía saltarme ninguno. Incorporé entrenamiento de resistencia y de alta intensidad por intervalos a mi rutina de entrenamiento y siempre añadía nuevos ejercicios que supusieran un reto para seguir progresando. Me mantuve fiel a mi rutina semanal.

Lo que no me funcionó

Cuando intenté perder peso al principio, siempre fallaba. Nunca me comprometí por completo con el proceso. Me saltaba los entrenamientos cuando no tenía ganas, lo que pasaba con frecuencia. Cuando entrenaba, rara vez me exigía a mí misma y acababa haciendo cardio o corriendo en la cinta durante 60 minutos a un ritmo constante.

No seguía ningún plan. Bebía poca agua. La comida era mi debilidad y me convencía de que una comida trampa de vez en cuando no me haría daño. Pero en realidad me evitaba progresar y alcanzar mi objetivo.

Esfuerzos y logros

Lo que tienes que recordar cuando empiezas es que no vas a ver resultados inmediatos y que puede ser desalentador. ¡Pero no pierdas la esperanza! Esta cita lo dice todo:

Tardarás 4 semanas en notar cambios en tu cuerpo, 8 semanas en que lo noten tus amigos y 12 semanas para que lo note el resto del mundo. Date 12 semanas.

Rodéate de gente que te apoye. Muchas de las personas que consideras amigos se reirán de ti o intentarán sabotearte. Otros te apoyarán y te ayudarán a perseguir tu meta. Apóyate en ellos; lo necesitarás. Yo lo hice.

Cuando, en el gimnasio, sientas que es duro y que quieres abandonar o acortar tu entrenamiento, no lo hagas. Cuando comas y quieras dejar de lado tu dieta, mantente fuerte. Nadie te ve, pero tú lo sabrás. Tienes que saber que solo te engañas a ti mismo.

Sal de tu zona de confort. Ten una actitud positiva y convéncete de que puedes hacerlo. Todo es posible en el maravilloso camino hacia el autodescubrimiento.

marife-in-2012-wbff-bc_ngl1n7

Cómo 8fit encajó conmigo

Tras descubrir el fitness, me mudé a Berlín (Alemania) para perseguir mi sueño de ayudar a millones de personas a descubrir su verdadero potencial y vivir su vida de manera más saludable y feliz. Esa fue mi razón. Mudarme a un país extranjero en el que no conocía a nadie, no tenía ningún contacto y no hablaba el idioma, la salud y el fitness me proporcionaron una sensación instantánea de comunidad.

8fit es mi manera de hacerlo. Somos “fitness para todos”. Creo en enseñar a seguir un estilo de vida saludable y sostenible. No se trata de la perfección, sino del progreso. Si te gusta y disfrutas lo que haces, es más probable que lo conviertas en un hábito.

8fit es una plataforma en la que, juntos, podemos ayudarte a alcanzar tus objetivos. Desarrollamos la app de 8fit para guiar a los usuarios como tú a través de sus primeros pasos hacia el fitness con un programa totalmente personalizado. En el blog puedes leer consejos para ayudarte a vivir de manera más en forma y saludable, perder peso y mantenerte. Tanto si necesitas ayuda con los entrenamientos, la alimentación o la motivación, estaré contigo en cada paso del proceso.

¿Estás listo para empezar? Descarga la app de 8fit. Obtendrás entrenamientos de menos de 20 minutos adaptados a tus necesidades. Los entrenamientos irán cambiando a medida que progreses y evitarán que te estanques. Combínalos con nuestro plan de comidas personalizado, adaptado a tus requisitos, y verás resultados hasta tres veces más rápidamente.

Empecemos juntos el camino. ¡Bienvenido a la familia 8fit!

“Canta como si nadie te escuchara. Ama como si nunca te hubieran hecho daño. Baila como si nadie te viera. Vive como si fuera el paraíso en la Tierra.”

Come from the Heart, por Susanna Clark y Richard Leigh